necesito un plan de negocio

Si emprendo, ¿necesito un plan de negocio?

Un plan de negocio o plan de empresa es un documento dónde se explica todo lo relacionado con la idea de negocio que se pretende llevar a cabo. El objetivo es identificar y analizar una oportunidad de negocio valorando cuán viable es. Hasta aquí la definición pero, quizás como emprendedor te preguntes: «¿realmente necesito un plan de negocio?» Esta es la incógnita que trataremos de despejar a lo largo de este artículo.

Respecto a la utilidad del plan de negocio, hay opiniones encontradas:

  • Por un lado están quienes son firmes defensores de esta técnica y la consideran fundamental tanto a la hora de poner a funcionar un proyecto como de cara a lanzar una nueva línea de negocio o expandirse hacia un nuevo nicho de mercado.
  • Por otro lado, están quienes la consideran una pérdida de tiempo pues no es hasta que la empresa empieza a funcionar que se vislumbra su futuro y viabilidad. 

 

¿Cómo saber si necesito un plan de negocio?

Por tanto, ¿cómo puedo determinar si necesito un plan de negocio? Para este propósito, hay tener muy claro cuáles son los objetivos que se persiguen con el mismo. Éstos podrían resumirse en los cuatro siguientes:

  1. Planificación. Un plan de empresa permite reflexionar sobre los recursos que van a hacer falta para la empresa, la situación del sector, los futuros clientes, los posibles proveedores, el marco legal, la situación de la competencia… Esto nos permite saber las debilidades y las amenazas del proyecto, además de conocer nuestras fortalezas.
  2. Reducción de riesgos. El plan de negocios incluye un análisis contable de los riesgos esperados del proyecto. Al estudiar la viabilidad técnica de la idea se reduce la incertidumbre y se minimiza la posibilidad de fracasar. Además, como también se prevén los posibles ingresos y gastos, se puede hacer una estimación de la rentabilidad que arrojará la empresa.
  3. Apoyo en la toma de decisiones de la gerencia. Un business plan ayuda a los gerentes de la empresa en la toma de decisiones. Los distintos departamentos (finanzas, marketing…) también se ven respaldados por las previsiones del plan de negocios. Además, este es un elemento de control y evaluación, ya que permite comparar los resultados obtenidos con los previstos.
  4. Búsqueda de financiación. Cuando la empresa necesita financiación, con un plan de empresa bajo el brazo tiene más fácil convencer a entidades financieras e inversores para que presten su dinero al negocio, ya que permite mostrar la proyección futura de la empresa al detalle.

Estas cuatro razones parecen más que definitivas para justificar la necesidad de un plan de empresa. ¿Necesitas más razones? Te las resumimos a continuación.

 

7 razones para escribir un plan de negocios

  1. Sirve como hoja de ruta y análisis estratégico.
  2. Permite conocer el sector y la competencia.
  3. Comprueba la coherencia interna del proyecto.
  4. Comunica la idea a posibles inversores, proveedores, clientes, socios…
  5. Estudia la viabilidad técnica y económica.
  6. Cohesiona al equipo humano respecto a la marcha del proyecto.
  7. Sirve para visionar el futuro a corto plazo.

 

Elementos de un plan de empresa

Aunque pueden existir variantes según necesidades específicas de cada empresa, casi todos los proyectos o planes de negocio comparten la misma estructura con los siguientes elementos:

  • Resumen ejecutivo. Resume el plan de negocio y funciona a modo de introducción. Suele incluir una breve descripción del negocio, las razones por las que se ha puesto en marcha, la inversión requerida y la rentabilidad esperada.
  • Definición del negocio. Aquí se presentan las señas de identidad del negocio: nombre, logotipo, eslogan, ubicación y lista de productos o servicios que va a ofrecer.
  • Estudio de mercado. Es un análisis de la situación del sector y del público objetivo de la empresa. Incluye estrategias para competir y plan de comercialización.
  • Plan de producción. Incluye un estudio técnico sobre el proceso de producción, la infraestructura necesaria, el local, la capacidad de producción, los canales de distribución…
  • Plan de marketing. Presenta los medios de publicidad y promoción con los que la empresa piensa darse a conocer en el mercado para captar clientes.
  • Plan de recursos humanos. Incluye una previsión sobre los puestos de trabajo, las competencias esperadas, los departamentos, la jerarquía interna…
  • Plan económico financiero. Se incluye la estimación sobre la inversión requerida, previsión de ingresos y gastos, beneficios esperados, viabilidad económica y financiera…

 

Lean canvas y elevator pitch

En los últimos tiempos han aparecido «nuevos formatos de planes de empresas», que vienen a ser síntesis muy breves de un plan de negocio, dónde se debe expresar el valor añadido de la empresa.

El más popular es el lean canvas, que es un documento de una sola hoja en el que se vuelca toda la información de la idea empresarial.

La popularidad del lean canvas se debe a que es una herramienta muy útil para innovar sobre el modelo de negocio, al plantearlo todo de una forma muy sintética pero a la vez coherente. Al ser un soporte tan esquemático y visual, está siendo utilizado por empresas en distinto grado de desarrollo, tantos firmas consolidadas como nuevas start-ups.

También es muy popular el elevator pitch. Este es un anglicismo utilizado para referirse a un discurso de presentación breve, pero ameno, sobre un proyecto empresarial ante posibles inversores o socios. Las ideas se exponen de manera clara y concisa en menos de dos minutos, tiempo que dura un viaje en ascensor.